[PROCOMUN] MOOC de formación al profesorado: resultados

Escrito por equipo_educacontic el día 28/09/2014 - 17:12

El julio pasado se publicaron los resultados de la experiencia formativa de los dos Cursos Masivos Abiertos Online (MOOC) llevada a cabo por el Ministerio de Educación y Deporte. El primero de estos cursos fue “Entornos virtuales de aprendizaje (PLE) para el desarrollo profesional docente” y el último fue sobre “Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP)”; ambos han sido una propuesta experimental que forma parte de las líneas de actuación del proyecto “Nuevas modalidades de formación” del Marco de Desarrollo Profesional Docente.

El Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado (INTEF) ha identificado tres líneas de trabajo que van a estructurar ese nuevo marco de desarrollo profesional y en el que se encuadran acciones formativas como éstas que tratamos. Esas líneas son:

  • Competencias Profesionales Docentes
  • Nuevas Modalidades de Formación
  • Regulación de la Formación

Después de unos meses intensos de trabajo y actividad frenética por parte de todos los participantes implicados en estas acciones formativas, ahora toca recoger y analizar algunos de los frutos y resultados de toda esa actividad y sacar algunas conclusiones que han servido como punto de partida para la oferta del curso que comenzamos. Aunque estos cursos abiertos no han tenido certificación oficial, sí han sido una excelente oportunidad para que los docentes mejoren sus competencias digitales y su propio desarrollo profesional.

En la plataforma que ha dado soporte a estos cursos (https://mooc.educalab.es/) se han registrado y accedido un total de 14.237 usuarios (61% de los usuarios procedentes de España). Los datos de participación en el primero de los MOOC “Entornos virtuales de aprendizaje (PLE) para el desarrollo profesional docente”, fueron así; se matricularon 7.871 usuarios, de los cuales solo el 66% iniciaron las actividades y 1.052 participantes completaron satisfactoriamente las actividades del curso, es decir, el 20% de los que realmente comenzaron de forma activa, el 13% de los matriculados. Del segundo MOOC sobre “Aprendizaje basado en proyectos (ABP)”, los datos de participación se reparten así: se matricularon 5.137 usuarios, de los cuales solo el 71% iniciaron las actividades. Finalizaron satisfactoriamente el curso el 11% de los que comenzaron.

A continuación presentamos algunas de las evidencias y los resultados más significativos de la actividad que se llevó a cabo más allá de la plataforma:


Igualmente la valoración de los participantes ha sido muy positiva, quedando en el cuartil superior más del 90% de las respuestas en los formularios de evaluación. Ante la pregunta en escala 0 a 10 sobre si se recomendaría el curso a un colega, ambos cursos han dado una media superior a 8.

Algunas de las conclusiones que nos presentan sus responsables y que consideramos más relevantes son:

  • La participación ha sido realmente masiva, tanto por los miles de participantes que se matricularon como el seguimiento que han tenido los cursos en la Web. Cabría preguntarse si habrían sido mejores aún los resultados con certificación de la actividad a quienes completaron el plan de actividades con la correspondiente publicación en su portfolio digital de las evidencias de su aprendizaje en el curso.
  • Estas nuevas modalidades de formación masiva pueden fomentar que los alumnos puedan crear y generar sus propios productos y contenidos como resultado de su aprendizaje en proyectos de colaboración intercentros, además de ofrecer nuevas oportunidades innovadoras para centros, profesores y alumnos, permitiendo ampliar el uso de los recursos educativos abiertos (REA) y facilitando su acceso generalizado.
  • El formato MOOC se ha consolidado como una nueva modalidad de formación que puede ser muy útil para la formación docente orientada al desarrollo profesional, así como de utilidad para el sistema educativo tanto en formación en competencias como en el apoyo en red al aprendizaje de los estudiantes con participación de las familias y la generación de comunidades de aprendizaje. Igualmente podría ser utilizado para generar grupos de trabajo en centros, cuyos resultados fueran certificados por las administraciones educativas autonómicas.