Las tablets tampoco son la solución, las cosas bien hechas sí

el día 27/09/2012 - 18:04

La incorporación de tecnología en el aula es algo complejo, un carro que produce desengaños pero infinitas satisfacciones. Hemos pasado por muchas etapas que se solapan inexorablemente, PDIs sobrepasadas por ordenadores sobremesa, a su vez superados por microportátiles, que ya esperan la llegada masiva de dispositivos portátiles como tabletas o smartphones. Y hay que ser pesados, recordar de vez en cuando que las tablets no son la panacea de nada, que lo verdaderamente importante de la tecnología es lo que nuestros alumnos sean capaces de hacer con ella, ahí reside su grandeza y despliega su verdadero potencial.

En otros países ya tienen experiencia en proyectos de distribución y uso masivos de tablets, y hay que mirarles atentamente para conocer los errores que están cometiendo...

1. No basta con repartir las tablets...

... y dar un par de charlas sobre nativos digitales; hay algo más allá del teléfono y el correo electrónico, hay que pensar en evaluar lo que hacemos, en hacer partícipes a las familias, en fomentar la producción que se reduce en este tipo de dispositivos, en superar o al menos ampliar el libro de texto cerrado, etc.

2. Son frágiles...

... al menos en manos de un adolescente, en un aula llena de chavales o transportándose permanentemente. Tampoco se puede obviar que en lugares donde se ha extendido su uso, el número de robos de las mismas es significativo.

Hay sitios donde los seguros de protección empiezan a ser económicamente asequibles y otros donde se emplean los carritos con los que se gana seguridad a consta de sacarlos de las vidas privadas de los alumnos.

3. La conexión a Internet...

... debe venir de serie en las tablets, no sólo en cuanto a conectividad Wifi, sino a robustez del servicio que el centro ofrece. Las redes Wifi no nacieron para dar servicio a cientos de dispositivos de manera simultánea; cuando menos, no es una cuestión trivial, requiere de análisis profundo y dotación de recursos. En realidad, creo que en poco tiempo, las líneas 3G (o 4G, o 5G...) darán un servicio a precios que harán desaparecer las Wifis.

4. Sostenibilidad...

... a todos los niveles. No podemos dejarnos engañar en educación por obsolescencias programadas que hagan necesario el cambio de dispositivos cada 3 ó 4 años. Las plataformas, a nivel de sistema fundamentalmente, deben garantizar una mínima proyección de futuro permitiéndonos actualizar nuestras tabletas a nuevas versiones de sistema con sus mejoras de funcionalidades y programas.

En resumidas cuentas, las posibilidades educativas de este tipo de dispositivos son múltiples, esto no tiene discusión alguna; pero dicho potencial NO se torna en realidad con su simple aparición, hay que echar carne en el asador, hay que arriesgar, hay que divertirse con ellas (y ellos), romper prácticas...

... pero hacer algo en definitiva, antes que nos lleguen al aula los que piensan que una revista es un iPad que no funciona bien ;)

 

Foto de cabecera de Rego - d4u.hu en Flickr bajo CC