Buscar, y leer, en tiempos de crisis

Escrito por Mario Aller el día 02/05/2012 - 16:09

Imagina una herramienta de búsqueda que usa ciertos efectos para explorar fotos e imágenes, a través de una especie de sistemas planetarios o de galaxias. Imagina, además, una aplicación para visualizar las búsquedas en Flickr mediante una serie de agrupaciones sistemáticas, sobre todo de forma circular. Existen, por supuesto. Se llaman, respectivamente, Tag Galaxy y Flickr Related Tag Browser. Sus capacidades de búsqueda se pueden aplicar en otras actividades, y el arte de inventar historias (que diría Rodari) sería una de ellas. Pero alrededor de los libros y de la promoción de la lectura hay más espacios para explorar.

Tag Galaxy es una herramienta especial. Se trata de un buscador que relaciona las palabras o etiquetas marcadoras (tags), y que puede ayudarnos a encontrar recursos gráficos, pero también el vocabulario que toda historia o investigación necesita. Además, con Tag Galaxy podemos explorar las fotografías que existen en Flickr para esos datos que buscamos. Su funcionamiento no tiene ningún misterio: introduces una expresión, el título de un libro, y ves aparecer una especie galaxia de palabras, en forma de esferas de colores, alrededor del término que has escrito. Si acercas el ratón verás el número de fotografías para cada esfera, y si pulsas accederás a las mismas.

En su día, en el ejemplo de la imagen, introduje la palabra lobo y se originó una galaxia compuesta por animals, wolf, nature, dog, animal, naturaleza y perro. Es decir, que el vocabulario surgió en inglés y español, algo que deberá ser considerado por cada usuario, para combinar los idiomas si es preciso. Pues lo importante es que la galaxia de palabras ofrezca el mayor número de posibilidades de creación. Esta experiencia me recuerda, por su contenido, a otras ideas que ya se comentaron aquí, en el post Antiguos temas para historias nuevas.

A principios de curso, tuvimos que hacer en el aula un dibujo para la palabra solidaridad, teniendo en cuenta sus posibles significados. Así que la escribimos en el buscador Tag Galaxy, pero también solidariedade (gallego), y solidarity (inglés), y solidarno?? (polaco). Para los niños, esa palabra se transformó en un sol rodeado de planetas, que eran las otras palabras relacionadas con solidaridad. Todos esos astros estaban, por supuesto, llenos de imágenes de Flickr. De ese modo tan sencillo, conseguimos decenas de imágenes que nos sirvieron de inspiración para un trabajo. Sin que fuese la pretensión inicial, realmente se convirtió en un ejemplo de lo que se llama lluvia de ideas, o braimstorming, que dicen en inglés.

Flickr Related Tag Browser también es un buscador de imágenes que proporciona una navegación ágil y divertida. Como en la herramienta anterior, encuentra las imágenes que buscamos entre las etiquetas que los usuarios de Flickr han dejado. Así que, en los resultados que ofrece, aparecen también las palabras que se relacionan con el objeto de la búsqueda. Todo ese vocabulario se posiciona alrededor de las imágenes halladas, consiguiendo un efecto visual espectacular y sorprendente. Además, con el ratón podemos acercar o alejar la presentación.

Escribí la palabra cuento y, en castellano e inglés, obtuve el siguiente vocabulario: ilustración, verde, hadas, mujer, retrato, libro, manzana, castillo, princesa, rojo, Alicia, cielo, fantasía, magia, historia, amor, azul, noche, mágico, bosque, dibujo, cuento de hadas… Es decir, apareció un buen grupo de imágenes y de palabras, que es lo que se necesita, por ejemplo, para imaginar e inventar una historia con un grupo de alumnos en el aula. Aunque también, si prestamos atención, tienen otros usos y utilidades. Así, es posible transformar ese vocabulario en temas de libros y de lecturas. En los sitios de LIJ, de literatura infantil y juvenil, nos pueden ayudar en la búsqueda de historias para leer en estos tiempos de cambios:

Sin embargo, lamento no tener el tiempo suficiente para anotar con detalle todo lo que voy leyendo sobre la crisis y las reformas. Afortunadamente para nosotros, Salman Rushdie ya lo contó antes en su primer libro de literatura infantil: Harún y el Mar de las Historias (1991).

"Érase una vez, en el país de Alifbay, una ciudad triste, la más triste de las ciudades, una ciudad tan míseramente triste que hasta había olvidado su nombre".

A pesar de todo, el sol sigue saliendo cada mañana, como ocurre siempre que comenzamos una búsqueda en Tag Galaxy. Y por eso todavía continúa siendo verdad que leer es resistir...

Un rey persa, a quien el pueblo llamaba "el justo", viajaba una vez a través de su reino. En una montaña bañada por el sol, vio a un venerable anciano que con su espalda doblada por los años y el esfuerzo trabajaba. El rey se acercó y descubrió que el anciano estaba plantando un árbol.

-¿Qué haces? -preguntó el rey.
-Planto nogales -respondió el anciano.
-¿Tú, que eres tan viejo -se admiró el rey-, para qué plantar una planta cuyo follaje no verás, a cuya sombra no descansarás y cuyos frutos no comerás?

El anciano lo miró serenamente y contestó:

-Aquellos que nos precedieron plantaron y nosotros pudimos obtener después las cosechas. Ahora plantamos nosotros para que puedan recoger los frutos los que vienen detrás.