Software libre y educación

Escrito por LLuisTomas el día 26/02/2012 - 12:29

El software libre aporta valores muy interesantes desde el punto de vista educativo, tanto a nivel técnico, como económico y ético-cívico. Se basa en garantizar cuatro libertades esenciales a los usuarios; la libertad de ejecutar el programa para cualquier propósito; la libertad de estudiar cómo funciona el código fuente, y la posibilidad de modificarlo para que haga lo que uno quiera; la libertad de redistribuir copias para que puedan ayudar al prójimo; y la libertad de distribuir copias de las versiones modificadas a terceros, de modo que se puede dar a toda la comunidad la oportunidad de beneficiarse de ello.

Foto de Pink Sherbet Photography en Flickr bajo CC

El acceso al código fuente es una condición necesaria para ello, mientras que el software privativo, prohíbe expresamente el acceso al código fuente y cualquier intento de aplicar ingeniería inversa para reescribir el código que se encuentra compilado en las aplicaciones.

Esto tiene varias implicaciones, por una parte el coste de acceso al software es muy reducido, de modo que para cualquier centro educativo supone un gran ahorro económico en licencias de software y por otra parte, se pueden proporcionar copias del software a los alumnos y sus familias para que puedan seguir utilizándolo en sus equipos, sin infringir ninguna ley, ni que ello les suponga un esfuerzo económico.

El software libre codifica sus ficheros utilizando formatos abiertos; esto incrementa la compatibilidad entre diferentes aplicaciones, sean libres o privativas, y entre sistemas operativos, a la vez que permite que desarrolladores del mundo entero puedan utilizar estos formatos en sus proyectos.

Cualquiera puede disponer del código fuente de las aplicaciones, esto al común de los mortales no les supone un elemento crucial, pero para los docentes y estudiantes de programación sí que lo es ya que pueden estudiar y entender cómo funcionan aplicaciones que están siendo utilizadas por millones de personas en el mundo entero y pueden modificarlo y observar cómo se comporta.

No hace falta ser programador para ayudar a mejorar las aplicaciones, las comunidades de programadores que trabajan en proyectos de software libre están abiertas a sugerencias hechas por los usuarios, a la vez que hay grupos de soporte en Internet que comparten información y ayudan a solucionar los problemas que se encuentran los usuarios.

El uso de software libre fomenta el espíritu de buena voluntad y de ayuda al prójimo, superpone el bien de la comunidad frente al beneficio económico, enseña que compartir software e ideas beneficia a quien recibe, pero también a quien da, usa formatos abiertos, permite conocer qué hacen las aplicaciones examinando el código, puede funcionar en ordenadores de pocas prestaciones.

En el siguiente vídeo, Richard Stallman expone por qué debemos usar software libre en educación

  

Enlaces de interés:

Aquí tenemos un clásico, la página web de alternativas libres al software privativo. 

Interesantísimo análisis del uso de software libre en educación, por Jordi Adell y Iolanda Bernabé (UJI Castelló)

Catálogo de software educativo libre, Centro Internacional de Desarrollo Tecnológico y Software Libre (CIDETYS)

Sitio web de la Free Software Foundation.