Espacios de afinidad apasionada: análisis de caso

Escrito por Fernando Trujillo el día 28/10/2011 - 20:22

loveMe gustas. Quiero estar contigo. Me gusta tu forma de pensar, aunque a veces no estemos de acuerdo; de todos modos, discutir contigo es un placer porque, tras la discusión, ambos sabemos que hemos ganado. Es verdad, a veces me alejo pero, tarde o temprano, siempre vuelvo: cuando necesito algo, cuando busco ayuda o cuando siento que tú me necesitas. No es necesario que nos veamos todos los días: sé que estarás ahí, que estaréis ahí, que estaremos ahí cuando nos haga falta. Por eso me gusta aprender contigo, amiga de Facebook.

Las fronteras de los espacios de aprendizaje han saltado por los aires y sabemos cómo ha sido. La multiplicidad de espacios en la red (foros, blogs, wikis) dedicadas a tratar los más diversos temas con distintos niveles de profundidad (desde la superficialidad insulsa a los más elaborados debates) provoca una auténtica avalancha de posibilidades de aprendizaje difícilmente gestionable por un individuo con unos hábitos más o menos normales (ocho horas de sueño, alimentación, relaciones familiares y de amistad, trabajo, etc.).

En este auténtico océano de palabras e imágenes, la única posibilidad de gestionar racionalmente tanta información es a través de los sentimientos.

James Paul Gee y Elisabeth R. Hayes hablan en su libro Language and Learning in the Digital Age (2011: Routledge) de los passionate affinity spaces, espacios de afinidad apasionada. En primer lugar definen el aprendizaje basado en la "afinidad apasionada":

El aprendizaje basado en la afinidad apasionada ocurre cuando las personas se organizan en el mundo real y/o a través de Internet (o un mundo virtual) para aprender algo conectado con un propósito, interés o pasión compartida. Las personas sienten una afinidad (atracción) hacia ese propósito, interés o pasión en primer lugar y, posteriormente, hacia los otros a causa de su afinidad compartida.

Y este aprendizaje tiene lugar en un "espacio":

Un espacio de afinidad apasionada, y el aprendizaje que tiene lugar en él, requiere que algunas personas asociadas con el espacio sientan una pasión profunda por el propósito común compartido. No requiere que todos sientan tal profunda pasión, pero sí requiere que reconozcan el valor de esa pasión y la respeten en cierto modo.

Así pues, los "espacios de afinidad apasionada" poseen ciertos rasgos peculiares:

  • La asociación se basa en un propósito o interés compartido, no se debe a "credenciales" como títulos, perfiles laborales, etc.
  • Algunos participantes en estos espacios deben sentir una auténtica pasión por tal propósito común mientras que otros pueden tener una presencia fluctuante en el espacio.
  • Todo el mundo puede producir contenido para el espacio y no limitarse a consumir, aunque existen estándares de calidad aceptados de manera tácita (o a veces explícita).
  • El liderazgo y la "tutorización" en el espacio de afinidad apasionada es flexible, variable y asume diferentes formas.
  • El conocimiento en el espacio está distribuido: nadie lo sabe todo y todo el mundo sabe cosas diferentes que pone al servicio del espacio.
  • Los espacios de afinidad no son cerrados aunque pueden tener requisitos de admisión.
  • La experiencia y maestría en el espacio es variable y se ajusta al individuo. El progreso no es lineal porque el espacio tampoco lo es.

Y la pregunta ahora es: ¿puede un "espacio de afinidad apasionada servir de motor de desarrollo profesional para el profesorado?¿Puede Facebook albergar "espacios de afinidad apasionada" con estas características?¿Puede esto estar ocurriendo al mismo tiempo que la administración crea para la formación del profesorado una y otra Moodle que sólo duran lo que dura un curso, seminario o grupo de trabajo? Veámoslo.

 


 

Sí, soy de Clásicas, ¿y qué?

El 23 de noviembre de 2010 María Maeso, una profesora sevillana de lenguas clásicas, creó un grupo en Facebook con el peculiar nombre de "Sí, soy de Clásicas, ¿y qué?". El propio nombre es ya un indicador claro tanto de la afinidad como de la pasión con la que este grupo se va a desarrollar: una clara declaración de principios que frente a otras áreas de conocimiento pretende mostrar un perfil orgulloso de haber estudiado Filología Clásica (aunque en ningún momento se pida copia compulsada del título para poder participar en él).

La descripción del grupo es clarificadora:

Para los que no nos sentimos frikis por dedicarnos a la cultura grecolatina en unos tiempos donde lo único que prima es el utilitarismo.
Por la reivindicación de la vigencia de todo lo clásico.
Por no tener empacho en afirmar que se puede ser feliz imbuido entre textos y estudios de hace 2000 o más años.
Y por lo que a la gente que se una al grupo le parezca oportuno.

En primer lugar, el espacio de afinidad no sólo tiene poder identitario sino que está ligado con la propia identidad de los participantes; en segundo lugar, se declara explícitamente el "propósito compartido" del grupo ("la reivindicación de la vigencia de todo lo clásico"); en tercer lugar, se declara abiertamente la pasión (la posibilidad de felicidad) por textos de más de 2000 años; y, en cuarto lugar se crea el contexto de desarrollo del "espacio de afinidad apasionada" como un territorio flexible abierto a la producción de contenidos sin tener que seguir las indicaciones de un líder o un dinamizador del grupo.

Desde entonces se han incorporado al grupo 86 miembros. 26 de ellos han producido contenido con distintas variantes:

  • Imágenes y vídeos relacionados con la cultura clásica;
  • Enlaces útiles, especialmente a blogs;
  • Noticias educativas (especialmente vinculadas con la enseñanza de las lenguas y culturas clásicas);
  • Noticias artísticas o culturales (especialmente relacionadas con las lenguas y culturas clásicas);

Al comienzo de la existencia del grupo, tanto su creadora como los primeros participantes hacen un esfuerzo especial por animar a la participación y, también, a que aumente el número de miembros del grupo. Sin embargo, pasado el primer mes y cuando el grupo supera los cincuenta participantes parece que se supera un umbral por encima del cual el dinamismo del grupo parece garantizado y dejan de aparecer los mensajes de ánimo (o se reduce su frecuencia) por parte de las personas que lo crearon así como también empiezan a surgir los mensajes de agradecimiento ante la existencia del grupo. Es posible, por tanto, que un "espacio de afinidad apasionada" necesite un volumen mínimo de participantes para que la relación simbiótica entre productores y consumidores de contenido se equilibre.

Así mismo, también es interesante ver la evolución de los papeles de liderazgo en la evolución del grupo. A medida que el grupo crece, se incorporan nuevos participantes que asumen un papel más activo que los primeros miembros, que parecen ir abandonando tanto la función dinamizadora como la producción de contenidos en favor de estos nuevos compañeros y compañeras. En este sentido, la movilidad (y por tanto el carácter abierto) de un grupo es una posible garantía para mantener el "espacio de afinidad apasionada" no solo vivo sino interesante para los participantes consumidores.

Por último, los "espacios de afinidad apasionada" no se mantienen simplemente por la fuerza del "propósito compartido". En el grupo abundan los comentarios de valor fático: saludos entre los miembros, llamadas para localizar a un compañero o compañera de un centro determinado, mensajes de ánimo (como los enviados a los compañeros de Murcia tras el terremoto de Lorca), etc. "Afinidad" y "apasionamiento" son palabras del campo semántico de las emociones: al fin y al cabo no hay comunicación sin emoción.

Así pues, en este grupo de Facebook se mantiene una (pequeña) comunidad de docentes de latín y griego que han encontrado en este "espacio de afinidad apasionada" un medio para su desarrollo profesional y el mantenimiento de unas ricas relaciones sociales a través de la red. Es, además, un espacio no excluyente de otros entornos de aprendizaje o de otros "espacios de afinidad", además de ser un espacio abierto a la participación y al intercambio sin mayor presión que la propia voluntad de participar.

 


 

¿Cuál es tu "espacio de afinidad apasionada"?

Por último, quisiera invitarte a compartir tus experiencias: ¿Participas en algún "espacio de afinidad apasionada"?¿Crees que ha contribuido a tu desarrollo profesional?¿En qué medida?¿Puedes aportarnos algún ejemplo?

Y otra pregunta: ¿Qué son los EABE, los Novadors, Aulablogs o el Foro Alternativo del III Congreso Escuela 2.0 sino "espacios de afinidad apasionada"? Puede que así los comprendamos mejor e incluso entendamos por qué cada vez que acaba uno de ellos tenemos la esperanza de volver a participar el próximo año aunque sintamos la tentación de escribir en nuestros blogs que, bah, tampoco sirven para nada.

Valete!