El poder de los sueños

Escrito por Víctor Cuevas el día 12/05/2011 - 16:29

Nunca desistas de un sueño. Sólo trata de ver las señales que te lleven a él. Paulo Coelho.

Han sido muchos años en los que el peso de la orientación vocacional se apoyaba exclusivamente en el rendimiento del alumno. La frase que da comienzo al post lo escenifica. ¿Cuántos de nosotros hemos tenido un auténtico proceso de orientación vocacional? ¿Cuántos de nuestros alumnos tienen la posibilidad de tenerlo realmente? ¿Debemos orientar a nuestros alumnos hacia estudios en relación a su rendimiento, a sus capacidades, las salidas profesionales de los estudios, a sus sueños? En este artículo voy a reflexionar y compartir acerca de uno de los objetivos más importantes de la orientación en Secundaria y Bachillerato: la orientación vocacional.

Desde que accedí a los estudios de Psicopedagogía he ido comprobando que existe un lento pero incuestionable cambio en el enfoque de la orientación vocacional. Sin desmerecer la importancia que tiene para un alumno el conocimiento de la oferta académica, cada vez se está poniendo más de relieve el peso que en la toma de decisiones vocacionales tiene el que cada estudiante encuentre su propio camino de realización personal, en suma, su propio camino hacia unos estudios que desemboquen en una profesión por la que sienta auténtica pasión, independientemente de las posibilidades de encontrar empleo futuro.

Como señala acertadamente Eduard Punset en su artículo ¿Qué carrera deben estudiar nuestros hijos?, Las generaciones anteriores estaban primordialmente interesadas en descifrar las capacidades de personas que buscaban un trabajo típico de lo que demandaba la sociedad industrial: ingenieros, economistas y científicos. Se prescindía erróneamente del vasto y fecundo campo creativo representado por las artes. Se creía que con un simple algoritmo se podía medir la inteligencia de cada cual y que esta se hallaba en los más preparados para los puestos más demandados. Debido a esta concepción de la Escuela como formadora de mano de obra más o menos cualificada para el desempeño de los trabajos de la sociedad, se deja de lado que la felicidad es el motor más importante de la Educación y que en la vida, nada tiene sentido sin ser feliz.

Ken Robinson, uno de los mayores expertos en creatividad, sentencia que el "sistema educativo es anacrónico" y habla de la importancia de que cada persona en el mismo sea capaz de encontrar su propio camino para la autorrealización personal.

Además de estas consideraciones sobre una concepción determinada de la Escuela, tenemos que tener en cuenta que en el S. XXI vivimos en una sociedad que está en plena transformación hacia la sociedad del conocimiento, dejando atrás la era industrial, y en la que no sabemos a ciencia cierta cuál será el impacto de la revolución de Internet y las Redes Sociales sobre las personas. De momento, sólo podemos encontrar pistas acerca del futuro. Cuando en el año 2004 nace Facebook, nadié supo prever el impacto de las redes sociales en el empleo, por ejemplo, haciendo que hoy en día las empresas se planteen la contratación de personas que gestionen su presencia en la red: los community manager. Es sólo un ejemplo de algo nuevo, impredecible, que se escapa a la tradicional categorización de estudios y profesiones. ¿Alguien conoce dónde se estudia para community manager?

¿Entonces, cómo lo hacemos?

Lo primero y más importante para una persona es descubrir su auténtica vocación, es decir, en qué aspecto disfrutas con pasión. Todos podemos ver cómo hay niños que se pueden tirar horas y horas dibujando; otros construyendo artefactos imaginarios; otros curando a sus muñecas... desde muy pequeño, cada uno de nosotros ha pasado ratos interminables de juego o disfrute con algo. Ya tenemos los primeros indicios. Cuando somos más mayores, la estandarización del aprendizaje escolar que no deja espacio a la creatividad, nos impide ver realmente cuál es aquello en lo que disfrutamos aprendiendo, siendo éste el principal objetivo del proceso de orientación vocacional: encontrar aquello que nos gusta y nos hace sentir bien. En mi centro, lo primero que trabajo con los alumnos de Secundaria y Bachillerato es sobre sus sueños, sobre sus motivaciones para "ser ese alguien especial que eres tú" en la vida.

 

Además de este vídeo, he usado otros parecidos y, además, utilizo alguna técnica para ayudarles a encontrar ese sueño que todos llevamos dentro. Os reproduzco una que hago de forma sistemática y que tiene por objeto el anticipar ese futuro que soñamos algún día.

Imagina que estás viviendo el día 2 de noviembre de 2029. Haz una descripción de cómo transcurrirá ese día en tu vida tratando de responder a estas preguntas:

  • ¿En dónde vives? ¿En la ciudad, en el campo? ¿En qué país?
  • ¿Cómo es tu casa? ¿Vives en un piso, en un chalet, en un apartamento o un loft?
  • ¿Tienes familia? ¿Vives solo?
  • ¿En qué trabajas? ¿Cómo es tu jornada laboral? ¿Trabajas para ti? ¿Trabajas para otros?
  • ¿Tienes amigos?
  • ¿Cuáles son tus aficiones? ¿Qué haces en tu tiempo libre?

Antes de escribir, tómate unos minutos y sueña, sueña con ese día de noviembre de 2029 antes de escribir cómo será ese día cualquiera. Cuando hayas acabado, tomate un tiempo de nuevo y lee en voz alta tu descripción. ¿Cómo te sientes? ¿Te gusta ese día de 2029? Si la respuesta es POSITIVA, no olvides tu sueño, lucha por conseguirlo y fíjate metas concretas. Si por el contrario, no te gusta nada lo que has escrito de ese día, piensa lo que tienes que CAMBIAR para que la descripción sea otra. Tómate un tiempo de nuevo y escribe cómo quisieras que fuera de verdad ese día.

Al igual que Will Smith en la maravillosa película En busca de la felicidad, que recomiendo fervientemente, todos debemos perseguir un sueño, luchar por él y no hacer caso de quienes nos digan que no seremos capaces de conseguirlo. Determinismo educativo. ¿Cuántos de nosotros no decimos de tal o cual alumno que no será capaz de hacer nada en la vida? ¿Cuánto daño hace el efecto Pigmalion en las aulas? ¿Podríamos hacer públicas las Juntas de Evaluación de finales de 4º de ESO o 2º de Bachillerato donde se toman decisiones acerca de los futuros personales del alumnado?

Por último, quiero comentaros que desde este curso estoy usando una nueva herramienta en la que los alumnos de mi centro pueden volcar todo el proceso de orientación vocacional, es decir, la exploración de sus sueños, de sus preferencias, etc. He realizado un portafolio vocacional con GSites montado sobre Google Apps para Educación. A partir de una plantilla que he realizado, cada alumno la personaliza como resultado de su proceso de orientación, compartiéndola con su tutor y haciendo partícipe a cada familia del proceso. Todavía es pronto para sacar conclusiones pero actualmente hay en activo casi 160 portafolios de alumnado de 3º y 4º de ESO. Al finalizar el curso contaré en detalle el resultado de la experiencia.

Algunas ideas

  • La orientación académica está demasiado obsesionada con proporcionar al alumnado programas de orientación y listados de estudios. No digo que no sea importante; simplemente, tienen un valor secundario al proceso previo: buscar el sueño que cada alumno lleva dentro.
  • El proceso del conocimiento personal del alumno, de sus valores, de sus sueños... es determinante en las elecciones de estudios que le llevarán a desempeñar una profesión que te haga feliz.
  • Si nuestros alumnos tienen experiencias de éxito en la Escuela es más fácil ayudarles a que descubran sus propios valores, sus puntos fuertes. Si las experiencias las viven fuera de la Escuela, entonces tenemos que acudir a los entornos en dónde se están dando para obtener información. Nuestros alumnos viven fuera de la Escuela.
  • Las notas no son un buen predictor de las potencialidades ni de los sueños de los alumnos. Tenemos excesivas experiencias de personas que fracasraon en la Escuela pero triunfaron en la vida haciendo aquello para lo cual estaban destinados.
  • La felicidad es el máximo anhelo que busca el ser humano. No podemos renunciar a ser felices. Vivimos para ser felices.

Algunos recursos

Imagen: My island, my cloud, my life -+Meine+Insel,+meine+Wolke,+mein+Leben bajo Licencia CC.