La PDI como apoyo a la lectura

Escrito por Salvador Llopis el día 14/01/2011 - 20:33

El fomento de la lectura es una tarea que exige su desarrollo desde todas las materias y en todos los niveles. Cada docente utiliza para esta labor sus propias estrategias seguramente contextualizadas y de forma complementaria al desarrollo curricular. No obstante, si estamos interesados en realizar tareas más específicas y contamos con una Pizarra Digital Interactiva, un proyector o algunas consolas de respuesta podemos darle un valor añadido a éstas y realizar actividades de animación a la lectura.Debo advertir que creo firmemente en el libro de lectura (no tanto en el de texto…), está claro que podemos utilizar e-books, para nuestro objetivo es indiferente uno u otro, si bien creo que debemos esperar algún tiempo para que estos aparatos, si lo hacen alguna vez sin ser superados por otro, entren en nuestras aulas. Quiero decir, que el hecho de utilizar las TIC para una actividad lectora no debe apartar el libro que los niños tienen que tener en sus manos, ojear, leer, observar e incluso oler; no se pretende una sustitución, sino un apoyo.

¿Cómo nos puede ayudar la PDI?

De las virtudes de la Pizarra Digital Interactiva ya hemos hablado anteriormente. Es una herramienta ideal para la exposición y el trabajo en común. Aprovecharemos por tanto la luz, la capacidad de reproducción de imágenes y cómo no, sus posibilidades interactivas, misterio, posibilidad de juego.

Durante algún tiempo he tenido la suerte de participar en Encuentros de Animadores a la Lectura, pero lo que realmente me enriqueció fue colaborar con Federico Martín Nebrás en alguna de sus "performances" con alumnos tanto de primaria como de secundaria. Ver cómo se metía en el bolsillo a más de 50 adolescentes que le escuchaban embobados es  una gran experiencia didáctica. Pero ¿cómo lo consigue? Su forma de hablar, de dirigirse a los chicos, de crear misterio, de generar una atmósfera especial, de anular a los boicoteadores en unos segundos haciéndoles participar en la actividad, son algunas de las estrategias que pude observar. Desde luego, la dilatadísima experiencia a sus espaldas y el carisma que posee no se pueden despreciar. Pero no debemos olvidar que Federico es ante todo y desde el principio un maestro con un libro en sus manos. El maestro debe suscitar interés en lo que dice, tiene que encandilar, crear tensión, atención, transmitir emoción... Como siempre os recuerdo, si lo que decimos no es interesante y no lo hacemos interesante los medios TIC no nos servirán de ayuda más allá de los cinco primeros minutos.


Una propuesta...

Una de las actividades realizadas por Federico Martín es la narración de un cuento (no lectura, aunque dependiendo de la edad más o menos sujeto al texto original) que sostiene en sus manos abierto hacia los alumnos y un dibujante que apoya el texto trazando los personajes o situaciones que el narrador requiere sobre una pizarra.
La Pizarra Digital Interactiva nos será de gran ayuda en este tipo de acción grupal.

¿Quiere decir que tenemos que saber dibujar?
No. Aquí van algunas posibilidades de realización para no tener que dibujar en tiempo real.

1.- Que lo dibujemos nosotros anteriormente, no hace falta ser un experto, unos simples monigotes con la atmósfera adecuada nos servirán (ejemplo foto).
2.- Que lo dibujen los alumnos con anterioridad, puede ser una actividad interdisciplinar con educación plástica. Luego podemos escanearlos para introducirlos en la actividad de PDI.
3.- Que los dibujen los alumnos sobre la PDI en el momento de la narración, se deben sentir libres en cómo lo dibujan, olvidarse de las ilustraciones del libro y trazar de forma rápida e inconsciente.
4.- Escanear las ilustraciones del libro (atentos a la propiedad intelectual RD 1/1996 de 12 de abril) . Si poseemos el libro y sólo lo utilizamos en nuestra aula sin distribuirlo no deberíamos tener problemas).

El desarrollo de la sesión:

Dependerá del tipo de alumnos y de los niveles de participación de profesorado o alumnado que queramos. Así, el profesor puede manejar la PDI, mientras los alumnos van leyendo en voz alta (lectura dramatizada si se desea), o bien es un alumno el que también arrastra las ilustraciones hacia la página de la PDI. Se irán arrastrando los personajes o fondos cuando son mencionados por el alumno lector y retirados si no son necesarios. Será útil utilizar una música de fondo (siempre que no se adueñe del protagonismo) y nos podremos apoyar en sonidos y onomatopeyas previamente grabadas que se podrán activar mediante un "botón de acción" que el software de la pizarra nos ofrece (por ejemplo al pinchar sobre el personaje).

(Elementos básicos para una historia de caballeros y princesas...)

No nos olvidemos de que la actividad es totalmente manual, y que cada vez que la realicemos nos saldrá distinta. Debemos huir de automatizar la aparición de los elementos porque le restará la magia del momento. Es recomendable utilizar historias cortas, fragmentos o síntesis que no consuman mucho tiempo para poder turnar a los alumnos. En grupos más mayores se puede realizar por capítulos.


Otras actividades:

Quizá penséis que la actividad propuesta es sólo útil para alumnos de infantil o primaria, por eso os pueden servir estas otras propuestas:

  • Lectura conjunta de textos, por ejemplo poemas, obras de teatro.
  • Comentario del texto, realizando anotaciones sobre la propia pizarra digital
  • Creación de historias nuevas a partir de las ilustraciones de un libro podemos cambiar la trama.
  • Juego de preguntas y respuestas, utilizando unas consolas de respuesta podemos realizar ejercicios de lectura comprensiva.
  • Creación de nuevas ilustraciones, los alumnos pueden sobre el texto realizar nuevos dibujos en la PDI guiados por sus compañeros.
  • Creación de nuevas historias e ilustraciones que publicar posteriormente en las diferentes versiones que obtengamos con cada grupo de alumnos (podemos grabar la sesión y publicarla como un vídeo o un pase de diapositivas).

El objetivo final es que la tarea sea activa y participativa, que les transmita a los alumnos que un libro y una herramienta TIC no sólo son capaces de convivir, sino de complementarse para disfrutar de una experiencia de aprendizaje divertida, enriquecedora y participativa.