Participa en el blog, comenta, conoce a otros autores...
24 Jul
0
Tu voto: Ninguno

Novadors Los días 5 y 6 de julio se celebraron en Castellón las X Jornades Novadors 2013.  Esta clásica cita veraniega del Mundo TIC mediterráneo acogió durante esos días a un nutrido grupo de docentes dispuestos a acabar bien el año para comenzar mejor el próximo curso. En esta entrada te contamos no sólo como transcurrió el encuentro sino también qué aprendimos en él.

Las Jornadas Novadors

Novadors es una asociación de docentes y especialistas en TIC que cumple diez años este curso 2013. Sus Jornadas, como también ocurre en el EABE o AulaBlog, son al mismo tiempo un lugar de encuentro, un foro donde compartir conocimientos y preocupaciones y una experiencia vital gracias a la cual sentirse arropado y recargar las pilas tras un año de trabajo.

Este año 2013 he tenido la oportunidad de disfrutar de Novadors intensamente. Sin embargo, no es la intención de esta entrada resumir simplemente cómo fueron las Jornadas. Para ello te recomiendo que visites algunas de las estupendas entradas que los Novadors han escrito en sus blogs, y que recogen - con más intensidad y detalles de lo que yo sería capaz de escribir - cómo fueron los dos días (y algunos previos y posteriores) de Novadors'13; aquí te dejo algunas de esas entradas:

Por supuesto, también te animo a que visites el Scoop.it gestionado por Ana Ovando sobre las Jornadas, la entrada de Xavi Pascual con "links & tuits" y, por supuesto, la recopilación que la propia organización de las Jornadas ha hecho de todos los momentos que allí vivimos: ponencias, pechakuchas (sala 1 y sala 2) y talleres.

De todos modos, si quieres saber qué es Novadors (y sus X Jornadas), quizás lo mejor es que veas Pasapalabras ;-)

Las lecciones de Novadors

Permíteme, tras este listado de enlaces sobre Novadors'13, que te cuente mis impresiones sobre la experiencia Novadors. No me refiero sólo a la impecable organización, a la calidez del encuentro de amigas y amigos o a la calidad del GastroNovadors. En las siguientes líneas te cuento las lecciones que saqué de Novadors y sus Jornadas, y que en buena medida son también compartidas por otros encuentros TIC como AulaBlog o EABE.

Know-how/Feel-now

En Novadors hay mucho conocimiento. Podríamos llamarlo "competencia" o podríamos llamarlo "know-how" pero creo que queda más claro si simplemente lo llamamos conocimiento.

Hay mucho conocimiento sobre las TIC, obviamente: desde la Realidad Aumentada hasta el podcasting, presencié en los talleres y las pecha-kuchas un nivel muy alto de conocimiento y unas trayectorias profesionales que se miden ya en lustros para avalar ese conocimiento. Pero no es un conocimiento técnico estéril: es conocimiento aplicado, pletórico de proyectos de presente y de futuro y conocedor de los límites que el sistema impone - y que muchas veces están más en nuestra cabeza que en la normativa.

Además, es un conocimiento que busca ser divulgado. El conocimiento que se vive en Novadors (o en AulaBlog o en EABE) es un conocimiento que desea ser difundido, que no quiere morir encerrado entre las cuatro paredes del aula. Como no podía ser de otra forma, el conocimiento en el Mundo TIC es un conocimiento en busca de canales de comunicación.

Sin embargo, a diferencia de los congresos y otros eventos universitarios donde también impera el conocimiento, en los encuentros TIC como Novadors el know-how de los participantes - que es mucho y muy bien asentado - se equilibra con lo que podíamos llamar un componente de feel-now. Uno no acude a Novadors sólo por el conocimiento, acude por la emoción del Encuentro.

Es la emoción - el emotionware - el que impera sobre el mindware, el software o el hardware en estos encuentros. Y esta emoción no es simplemente una cuestión de abrazos o cafés de media tarde: la emoción se vive en cada ponencia, en cada pecha-kucha, en cada taller. Se aplaude con ganas, se ríe con ganas, se tuitea con ganas. Es la emoción la que mantiene la tensión en estos encuentros y la que da sentido al esfuerzo de asistir y participar.

Coherencia

Hay una cuestión fundamental en los Encuentros TIC, a pesar de que no se hable con frecuencia de ella: es la coherencia. La coherencia entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace es un asunto fundamental que planea cada intervención. Por ello, los participantes acuden a estos encuentros cargados tanto de sus experiencias como de sus preocupaciones, de sus hallazgos y de sus dudas.

El pantallazo es la metáfora de la coherencia en positivo. Hay un interés constante en demostrar que las premisas enunciadas teóricamente en charlas y presentaciones se han puesto en funcionamiento en proyectos reales: si hablamos de colaboración, presentamos las imágenes de los centros con los cuales hemos compartido la experiencia; si hablamos de investigación, mostramos evidencias de nuestros estudiantes tomando datos o escribiendo un informe; si hacemos transmedia con nuestros estudiantes, ofrecemos sus vídeo-creaciones como botón de muestra de lo que hemos podido hacer en clase. Estos encuentros son creíbles porque hay un acuerdo tácito por la coherencia - y sus evidencias.

Pero también se puede ser coherente en la ignorancia. He presenciado con frecuencia en estos encuentros conversaciones en las cuales se resolvían dudas, se abrían posibilidades, se incorporaban nuevas ideas al equipaje que cada uno traía de casa. No hay miedo a preguntar en estos encuentros porque se asume que todos estamos en un proceso compartido de aprendizaje en el cual los diversos itinerarios - y sus velocidades - se complementan y enriquecen mutuamente.

Disrupción

Novadors - como AulaBlog o EABE - es un encuentro disruptivo. En la búsqueda de una nueva escuela - en la cual las TIC juegan un papel importante - los participantes de estos encuentros saben que han de romper con el pasado y construir otra realidad: nuevas normas, nuevas relaciones sociales, nuevos objetivos, una nueva pedagogía.

Por un lado, esta voluntad disruptiva se simboliza en estos encuentros de manera evidente a través del programa: frente al modelo tradicional de congreso - definido por la universidad y sus ponencias, comunicaciones y talleres - estos encuentros exploran formatos alternativos como el pecha-kucha, las Kedadas, los Kfés y otras modalidades que permiten modos distintos de dialogar. En la variedad cada uno encuentra su momento como ponente, como oyente y como participante: la diversidad de formatos favorece y mejora la interacción.

Por otro lado, la distancia que separa el contenido de muchas de las presentaciones en estos encuentros de la práctica de enseñanza realizada por buena parte del profesorado "convencional" es un buen indicador de disrupción, y al mismo tiempo una trampa en la que no se puede caer. Si no encontramos mecanismos para reducir esta brecha contribuyendo a que buena parte del profesorado se acerque a los planteamientos innovadores relatados en estos encuentros, estos encuentros - por utilizar un simíl automovilístico - no serán más que ferias de muestras de modelos de alta gama y prototipos mientras que en las escuelas el modelo que impera es el utilitario contaminante, de autonomía reducida, poca capacidad y, por supuesto, ningún extra.

Cultura compartida

Y ésta es, precisamente, la última lección que saco de Novadors: sólo expandiendo la cultura compartida que se genera en estos encuentros seremos capaces de extender también la capacidad de innovación que en ellos se evidencia. Es necesario llevar a nuestros claustros el mismo tipo de impulso que hace que Novadors, AulaBlog o EABE sean un éxito y un claro ejemplo de buena práctica en el ámbito del desarrollo profesional del profesorado.

Esa cultura compartida tiene unos rasgos que ya analicé el año pasado en AulaBlog:

  • Aprendizaje por ensayo-error
  • La remezcla como mecanismo de progreso
  • La generosidad y el sharismo como actitud ante la interacción
  • El desprecio del papel y
  • La revalorización crítica del currículo.

Sobre estas bases se configura un nuevo tipo de docente, más implicado, más integrado y más competente: un docente renovado para una nueva escuela.

Y para la difusión de esta cultura compartida, estos encuentros nos ofrecen, además, las dos herramientas fundamentales: emotionware y coherencia. Es decir, es nuestra relación emotiva con el resto de compañeros y compañeras en el claustro el factor que determina nuestra capacidad para incidir en ellos desde la coherencia de nuestra práctica. Como en Novadors, mantener el buen tono emocional es la clave para mantener el interés por el encuentro pero nuestra credibilidad depende del nivel de coherencia que exista entre nuestras ideas, nuestras palabras y nuestros actos.

Conclusión

¿Hay necesidad de estos encuentros TIC? Sí, lo afirmo con rotundidad. En estos encuentros se cuece - aunque sea a fuego lento - una nueva escuela y necesitamos estos encuentros no sólo para que siga la cocción sino, sobre todo, para que cada vez haya más cocineros y cocineras y también para que la nueva cocina llegue a más sitios.

Así que ya sabes, ve preparando las maletas. Antes de que te des cuentas llegarán el EABE'14, AulaBlog'14 y Novadors'14 y muchos otros encuentros previos y posteriores: ¿te los vas a perder?

Imagen: Ángel Fidalgo

Valoración media
0
Tu voto: Ninguno
Etiquetas :
0
Tu voto: Ninguno
Compártelo con un amigo
X
Recomendar a un amigo
Comparte este post en: | Más

Deja un comentario

El contenido de este campo no será publicado.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <p> <b> <br>

CAPTCHA
Esta pregunta se realiza para comprobar que eres una persona.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.
To prevent automated spam submissions leave this field empty.

archivo del blog

Escúchanos

enlázanos

Comunidad en Procomún