Participa en el blog, comenta, conoce a otros autores...

Ya somos 52328 usuarios registrados!

21 Nov
0
Tu voto: Ninguno

Imagen del CEIP San IsidoroEn el CEIP San Isidoro de El Algar en Cartagena (Murcia), llevan ya bastante tiempo pensando que hay algo que falla en las aulas. Dicen que les  cuesta mucho poder motivar a una gran parte de los alumnos, les  cuesta hacer que se interesen por las materias y tengan ganas de aprender lo que le enseñan. Cada vez ven  que se alejan más del modelo de enseñanza que han  estado reproduciendo año tras año en sus clases.

Desde luego que algo ha cambiado, ellos tienen lenguajes diferentes y nosotros, los maestros, quizá seguimos con los mismos de hace 20 años. Todo esto les ha llevado a pensar que su escuela, y La Escuela en general, necesita un cambio para adaptarse a las demandas de la sociedad y los alumnos del siglo XXI.

Por otro lado, la reflexión llevada a cabo por el claustro sobre el RD 1513/2006 y el D 286/2007 de currículo en Educación Primaria, en su inclusión de las competencias básicas como elementos “imprescindibles desde un planteamiento integrador y orientado a la aplicación de los saberes adquiridos”, nos lleva a plantearnos el trabajo por proyectos y por tareas, como el único medio de desarrollar las competencias básicas en el alumnado.

¿Por dónde empezamos a poner soluciones a esta situación?

Trabajando con balanzasComo consecuencia de esta reflexión, durante el curso pasado empezamos a plantearnos las causas de estos problemas, con el fin de intentar buscar posibles soluciones. Lo primero que constatamos es que entre los factores que provocan el fracaso de nuestros alumnos se encuentran la falta de motivación, el desinterés por unos contenidos que ven como tediosos y, además, la diversidad de nuestras aulas. Pero, sobre todo, la gran brecha que existe entre lo que nuestros alumnos quieren aprender y lo que nosotros les estamos enseñando.

Por esta razón, durante el presente curso escolar, hemos decidido abandonar los libros de textos e introducirnos en el trabajo por proyectos a partir de tareas. De momento lo hemos hecho con los libros en 6º de primaria, aunque el trabajo lo estamos desarrollando todo el tercer ciclo y pretendemos que se nos sumen varias personas del resto de ciclos.

En total unos 6 maestros nos hemos sumergido de lleno en la revisión de nuestras programaciones y de nuestro trabajo de aula con el objetivo claro de adaptar lo que hacemos a los tiempos que vivimos y al alumnado al que enseñamos. Aunque el objetivo es que todo el centro participe de este cambio, es normal que al principio resulte difícil  hacerse a la idea, ya que para muchos supone un  gran giro en la forma de trabajo; pero pensamos que hay que predicar con el ejemplo y, si empezamos funcionando de esta forma, el resto de maestros del centro no va a tardar en contagiarse.

¿Qué pasos hemos seguido para conseguir el cambio?

Trabajando con IpadEn primer lugar debemos tener en cuenta la  coordinación y organización del trabajo. Para ello nos hemos distribuido las tareas de programación y organización de objetivos, contenidos y criterios de evaluación, por cursos y materias. Aunque vamos a dejar dos horas semanales para la puesta en común y el desarrollo de materiales. Cuando nos proponemos la revisión de las programaciones es un acierto la distribución del trabajo, pero se hace necesario tener momentos comunes destinados a la confrontación de puntos de vista y el debate. El cambio puede enfocarse desde muchos frentes y debemos analizarlos todos. El trabajo debe ser colaborativo y consensuado. Debemos creernos lo que hacemos pero debemos creerlo y crearlo en grupo.

Por otra parte, es también muy importante la comunicación a las familias. En nuestro colegio ha sido siempre un propósito del profesorado incluir a las familias en el proceso de enseñanza de sus hijos a través de talleres en los que participan, actividades conjuntas, días de convivencia, etc. Por tanto consideramos que también es importante hacerles partícipes de este cambio pedagógico, explicándoselo y justificando su conveniencia, proponiéndoles que se unan a nosotros para hacer que esta nueva metodología no se quede en la escuela sino que llegue  a todos los ámbitos de la vida del alumno.

Cuando enseñamos intentando trabajar las competencias básicas, intentamos enseñar a los alumnos tareas que les puedan servir en su vida diaria, hacerles aprender desde lo vivido en su entorno. Por esta razón no podemos obviar a la familia como primer contexto de aprendizaje de los niños.

¿Qué materiales usamos?

Todo este cambio requiere trabajo, sobre todo a la hora de organizar contenidos y buscar recursos y materiales para el aula. Para ello, por una parte, hemos creado materiales propios que se ajustan tanto a las necesidades de nuestros alumnos  como a su nivel de competencia y, por otra, hemos utilizado recursos de software libre que hemos encontrado en la red.

Como materiales propios,  hemos creado varias unidades que se estructuran por tareas. En ellas, los alumnos pueden acceder al contenido, muchas veces lo encuentran en internet y deben extraerlo y analizarlo. El material de clase ya no se presenta como un libro de texto sino con un formato parecido al de las webquest en las que se requiere elaborar un producto  final (trabajo) y las tareas que deben ir realizando para conseguirlo más difíciles. Para nuestros alumnos la tarea ya no consiste en rellenar los huecos de los ejercicios del libro, ni de hacer miles de actividades en cadena para mecanizar los contenidos. Ahora intentamos hacerles pensar, reflexionar, analizar la realidad y crear sus propios materiales de aprendizaje.

 

Viaje por el pasadoComo ejemplo, en conocimiento del medio, para trabajar la historia se ha creado “De viaje por el pasado” una unidad realizada con la herramienta  wix que nos permite crear páginas web. En esta unidad de trabajo se pretende que los alumnos se acerquen a la historia desde los yacimientos que tenemos a nuestro alrededor. Cartagena es una de las ciudades de España más ricas en yacimientos históricos y, por supuesto, debíamos aprovechar esa circunstancia ¿Por qué aprender la historia en un libro de texto cuando podemos vivirla y casi tocarla con las manos, cuando tenemos textos históricos y documentos reales de gran interés?

Otro de los materiales que hemos creado para el área de matemáticas es la unidad ¿Quieres ser millonario? En este caso, utilizando la herramienta Google Drive, proponemos a los niños que piensen que son millonarios y les mostramos un texto de internet sobre los bienes de lujo. A partir de ahí vamos gestionando el trabajo por tareas para trabajar contenidos como la descomposición de números, los porcentajes, el IVA o las fracciones. La idea es la misma, los alumnos parten de algo real para desarrollar el aprendizaje.

Aula de informáticaAdemás de los de creación propia, hemos buscado y organizado otros recursos de internet que nos están sirviendo para ampliar el trabajo y para que los alumnos practiquen. Por ejemplo en el área de matemáticas estamos utilizando objetos de aprendizaje de la red descartes en la que podemos encontrar numerosos materiales secuenciados para trabajar con la PDI, también hemos encontrado un buen banco de recursos distribuido por áreas y ciclo en la página del CEIP Isaac Peral, estos recursos son muy adecuados para el trabajo en el aula de ordenadores. Otro de los portales que estamos utilizando es practicopedia, que nos ofrece breves explicaciones de una gran variedad de contenidos mediante vídeos muy sencillos y bastante ilustrativos.

A estos recursos propios y ajenos de la web 2.0, desde el curso pasado le sumamos el uso de los Ipads, tenemos 4 en el centro. Esto nos permite incluir también el trabajo grupaL con el uso de aplicaciones. Nos ha llamado la atención que los alumnos están muy acostumbrados a su uso, a veces, son ellos los que nos enseñan a nosotros. La mayoría de las aplicaciones son muy intuitivas y fáciles de utilizar y permiten a los alumnos practicar y generar objetos de aprendizaje de forma sencilla y dinámica. Por ejemplo podemos trabajar el cálculo mental en el aula utilizando rey de las matemáticas, quento, abmath,  mathrunner y math bingo. Los alumnos pueden viajar al pasado con apps como la historia en cómics y La máquina del tiempo. Pueden crear sus propios cómics con comics head y  strip design o teatrillos con Toontastic

Además, otra de las ventajas que nos ofrece el uso de los Ipads es la posibilidad de realizar presentaciones y trabajar con imágenes o archivos de vídeo, editarlos y crear nuestro propios contenidos. Para este tipo de actividades utilizamos algunas apps como iMotions, iMovie, Showme,  Halku Deck  o Educreations.

¿Qué papel juegan las TIC en este cambio?

Muro del estudianteCuando nos planteamos dejar de utilizar el libro de texto, pensamos en lo difícil que podía resultar el hecho de prescindir de una guía diaria en nuestro trabajo en el aula. El libro de texto resulta para muchos profesores el eje de la actividad y una forma sencilla de organizar el trabajo anual en unidades distribuidas y secuenciadas de forma lógica y funcional.  Sabíamos que para abandonarlo debíamos apoyarnos en alguna fuente de recursos que nos permitiese organizar todo ese trabajo y, sobre todo, presentar a los alumnos todos los contenidos.  El uso de las Tic nos ha aportado un gran beneficio en este sentido. Todas las clases que están inmersas en el proyecto disponen de PDI. Además, como hemos dicho antes, disponemos de 4 Ipads y tenemos una sala de ordenadores con unos 12 equipos para uso de los alumnos. Para aprovechar estos recursos hemos  estructurado el trabajo de 6º en 2 blogs de aula creados por los alumnos: el muro del estudiante de 6º A y liando letras de 6º B, con la intención de generar dos entornos de aprendizaje virtual desde donde los alumnos acceden a los contenidos, practican las actividades de los temas, participan  y, a través de los comentarios,  valoran el trabajo que se realiza.

 

Trabajando con IpadLas Tic no han sido para nosotros la razón del cambio ni del abandono del libro, pero sí que suponen una herramienta indiscutiblemente útil para acercar a los niños a la realidad y permitirles que la exploren.

¿Qué papel juegan las competencias básicas?

El informe de la UNESCO de Jaques Delors, “La educación esconde un tesoro”, establece la necesidad de que la escuela enseñe a:

1. APRENDER A CONVIVIR, creando un espíritu nuevo que impulse la realización de proyectos comunes.

2. APRENDER A CONOCER, compaginando la adquisición de una cultura general con el asentamiento de las bases que permitan aprender a aprender a lo largo de la vida.

3. APRENDER A HACER, desarrollando habilidades que nos faciliten dar respuesta a las situaciones imprevisibles que se presentan y, por otro lado, fomenten el trabajo en equipo y colaborativo,

4. APRENDER A SER, desarrollando la autonomía y la capacidad de juicio, dentro de la responsabilidad personal en lo colectivo.
Estas son las bases de las COMPETENCIAS BÁSICAS que recoge la legislación educativa. Este cambio de concepto exige también una modificación en nuestra metodología, en nuestras programaciones docentes y una revisión del currículo. Aquí es donde hemos tratado más a fondo las competencias básicas y su relación con el trabajo de aula. Tenemos presente que se aprende haciendo: actuando, expresando, comunicando, compartiendo, calculando. Los maestros nos convertimos en guías y promotores del aprendizaje, pero son los alumnos los que construyen sus propios aprendizajes, interactuando con el medio. Una de las premisas que ha marcado nuestro trabajo ha sido la de iniciar las actividades desde lo real y lo cercano al alumno. Una estrategia típica del trabajo por proyectos, que se utiliza mucho en la etapa infantil, con una metodología donde el alumno aprende a partir de tareas y situaciones reales en las que está muy presente el trabajo por competencias.

¿Cómo están trabajando los alumnos?

Trabajo con iPadOtro de los propósitos iniciales del proyecto era el de cambiar el rol del alumno y el del profesor. Habíamos visto que la participación de los alumnos que permitía el trabajo con el libro de texto no pasaba de la de realizar unos cuantos ejercicios del libro o de corregirlos delante de sus compañeros en la pizarra. La experiencia nos ha demostrado, más que de sobra, que es imposible que los alumnos aprendan de forma significativa cuando se les considera meros espectadores del proceso de enseñanza aprendizaje, por ello, hemos intentado plantear tareas donde los alumnos sean los protagonistas. Ellos deben buscar la información y las estrategias para acceder a ella, deben seleccionar la que es relevante y la que no y, además, deben crear sus propios objetos de aprendizaje y compartirlos con el resto de compañeros.

Aunque parece que cambiar el rol del alumno es un factor más en este proceso de innovación metodológica, la verdad es que representa uno de los más importantes, ya que nos está proporcionando gran dinamismo en las clases y mejorando su motivación.

¿Cómo evaluamos?

Trabajando con la PDILa reflexión sobre qué es lo que el niño debe saber hacer al finalizar la etapa (el ciclo) es lo que nos marca la clave y la guía para diseñar nuestra intervención docente. En este sentido, la evaluación y, en especial, los criterios de evaluación del Decreto de Currículo, se convierten en el primer elemento a considerar y sobre el que se va construyendo la tarea de aprendizaje.
Algo que debemos tener en cuenta cuando cambiamos el modelo metodológico es que la evaluación sea acorde a los nuevos modelos introducidos. Si cambiamos la forma de enseñar para actualizarnos, y pedimos a los alumnos tareas distintas, pero seguimos evaluando con exámenes que aparecen al final de cada tema del libro de texto, estaríamos incurriendo en un grave error. Por esto nosotros hemos tratado de establecer como instrumento de evaluación principal la rúbrica que se les presenta a los alumnos al principio de las unidades de trabajo, mostrándoles, desde el principio de las unidades, los distintos niveles de consecución de los objetivos que pueden alcanzar.
Por otra parte, los alumnos usan la libreta como diario de clase o porfolio que después nos resulta una herramienta muy útil para la evaluación continua. Y, por último, damos mucha importancia a la autoevaluación y la coevaluación de los propios alumnos. Nos hemos dado cuenta de que una evaluación que no pasa por ellos no tiene mucho sentido. No vale de nada que les marquemos los errores si después no reflexionamos sobre ellos y les mostramos cómo corregirlos. En este sentido nos hemos encontrado grandes sorpresas cuando ellos se evalúan a sí mismos o a los compañeros, ya que pueden ser los más críticos o los más exigentes cuando se les hace partícipes de este proceso.
Otras forma de evaluar que tenemos presentes son: El 3X1: tres cosas que te han gustado y una propuesta de mejora. Antes no sabía y ahora se... Modos en los que se potencia la corresponsabilidad, la crítica constructiva, la reflexión…. y la posibilidad de mejorar nuestras actuaciones y productos.

Valoración media
0
Tu voto: Ninguno
0
Tu voto: Ninguno
Compártelo con un amigo
X
Recomendar a un amigo
Comparte este post en: | Más

Deja un comentario

El contenido de este campo no será publicado.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <p> <b> <br>

CAPTCHA
Esta pregunta se realiza para comprobar que eres una persona.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.
To prevent automated spam submissions leave this field empty.

archivo del blog

Escúchanos

PodcastiTunes

Red de Buenas PrácTICas

Calendario TIC

enlázanos