Participa en el blog, comenta, conoce a otros autores...
27 Dic
4
Tu voto: Ninguno Valoración: 4 (1 voto)

¿De cuántas maneras se puede abrir una puerta? No me refiero a una puerta automática ni tampoco a una puerta giratoria: me refiero a una simple y tradicional puerta. Tras mucho pensarlo, observar la realidad, hablarlo con expertos y consultar bibliografía, he llegado a la sesuda conclusión de que hay dos modos de abrir una puerta: empujar o tirar. Quizás tu respuesta sea que la puerta se abre para un solo lado y dependiendo de hacia donde se abra la puerta, así empujas o tiras. Efectivamente, si nos dejamos llevar por nuestra "cultura de enseñanza", lo más probable es que haya que empujar para abrir la puerta. Pero, sin embargo, la puerta de la cual estamos hablando puede abrir para los dos lados y depende de ti elegir si empujas o tiras. Así pues, ¿cómo abres la puerta de tu clase? ¿Empujando o tirando?

¿Quieres saber qué implica cada acción, empujar o tirar? Quizás el siguiente documento, preparado para una sesión de trabajo con las compañeras y compañeros del CEIP Tomás de Ybarra y el IES Ítaca, te pueda ayudar a comprender qué implica empujar y qué implica tirar:

Cómo abrir una puerta

 


 

De cómo abrir una puerta hacia fuera: propuestas

El aprendizaje como práctica social

¿Te has preguntado alguna vez si enseñas empujando o tirando? ¿Pasas más tiempo volcando contenidos dentro de la clase o ayudando a que tus estudiantes encuentren información? Pues bien, si te atreves a hacerte estas preguntas, te propongo ahora - un poco camuflado entre las cenas de navidad y de nochebuena - un propósito para el año nuevo: abramos las puertas del aula hacia fuera.

Para empezar, podríamos plantearnos si aprender es, como siempre hemos asumido, simplemente un proceso cognitivo, frecuentemente relacionado con la memorización. Si aprender es eso, somos un fracaso colectivo: ¿quién de nosotros recuerda toda la información que ha recibido durante su escolarización obligatoria? ¿Alguien puede hacerlo? Apuesto una cena de nochebuena a que muy pocos podemos recordar aquellos nombres de ríos o los elementos de la tabla periódica - e incluso que ninguna de las dos cosas han tenido gran influencia en nuestras vidas a no ser que seamos profesionales de la geografía, la química o algunas otras áreas relacionadas.

Si, por otro lado, aprender es parte de una práctica social, entonces cambian las cosas. Hay muchos aprendizajes que forman parte de nuestras prácticas sociales: uno aprende a tocar la guitarra como parte de formar un grupo musical; aprendemos a jugar muchos juegos o incluso a practicar deportes como una manera de estar con nuestros amigos y amigas; aprendemos astronomía porque nos unimos a un club local o fotografía cuando participamos en una "quedada" con otras personas aficionadas a la fotografía en nuestro entorno (o, como veremos más adelante, cuando subimos nuestras fotografías a Flickr y de repente empiezan a aparecer comentarios sobre nuestras fotos).

Pues bien, el aprendizaje en la escuela se rige, cuando es efectivo, por los mismos patrones: el aprendizaje de la lectura y la escritura es más eficaz cuando está relacionado con prácticas sociales; las matemáticas se aprenden mejor cuando "miramos" matemáticamente nuestro entorno social; incluso conocemos mejor el medio (social, natural o cultural) no cuando lo leemos en un libro de texto sino cuando estamos inmersos en él observándolo, investigándolo o intentando comprenderlo.

Lazos: la vía para el aprendizaje

Nuestra vida social está determinada por los lazos que nos unen a los demás. Las teorías de las redes sociales nos dicen que hay lazos fuertes y débiles. Los lazos fuertes nos unen, por ejemplo, con personas como nuestra familia o ciertos amigos; los lazos débiles nos unen a personas que conocemos más superficialmente. Ambos son necesarios y cumplen una función en el complejo entramado social del cual formamos parte.

Así, en un aula se pueden crear lazos fuertes mediante el uso de grupos y técnicas cooperativas - tutorías entre iguales, por ejemplo - con un alto nivel de interdependencia entre sus miembros. Los estudiantes se dan apoyo, se ayudan en las dificultades, se muestran unos a otros cuál puede ser el camino para resolver un problema. Al mismo tiempo, podemos crear lazos débiles - temporales, más superficiales - utilizando distintas técnicas de trabajo cooperativo como el rompecabezas o con estudiantes de otros niveles o, a través de la red, con estudiantes de otros centros.

Desde la perspectiva del aprendizaje y de las TIC son los lazos débiles, precisamente, los más interesantes: los lazos débiles son más informativos que los lazos fuertes. La relación que se puede crear entre un grupo de estudiantes y un médico de familia que acude a la clase a ser entrevistado sobre consumo alimentario o relaciones sexuales representa un lazo débil y es, al mismo tiempo, mucho más informativo que la relación que existe entre el docente y los estudiantes. En ese sentido, los lazos débiles son decisivos para el aprendizaje como práctica social.

Además, mediante las redes sociales se puede construir una nueva variante: los lazos débiles fuertes. En una entrada anterior ya analizamos los espacios de afinidad apasionada y su potencial para el desarrollo profesional docente. En realidad estos espacios constituyen el reforzamiento de unos lazos débiles basados en una afinidad compartida mediante los miembros de un grupo y, como intentamos demostrar en la anterior entrada, constituyen una manera de encontrar información y formación sin saber siquiera que la estabas buscando: ese es el poder de los espacios de afinidad apasionada para el desarrollo profesional.

La combinación: cooperación en el aula, colaboración en la red

Así pues, para abrir la puerta del aula hacia fuera es necesario proponer proyectos a los estudiantes que se basen en lazos fuertes en el aula - grupos cooperativos - y la búsqueda de lazos débiles fuera de ella - principalmente a través de la red, mediante la presencia de agentes sociales en el aula o a través de salida para tomar datos fuera de la escuela. De esta manera estamos promoviendo en nuestro alumnado una socialización rica que no solo los une con sus compañeros y compañeras sino que traza puentes con otras realidades y otras experiencias.

Aprender, entendido así, es ganar capital social, un término muy usado en sociología pero poco en educación. Aprendemos a través de nuestras experiencias en distintas prácticas sociales y gracias a estas prácticas ampliamos nuestra red de contactos y nuestros recursos: es decir, desarrollamos nuestro mundo social, lo cual es tanto como decir que desarrollamos nuestras competencias básicas. ¿No depende nuestra competencia comunicativa de nuestras experiencias comunicativas? ¿Y nuestra competencia social y ciudadana no dependerá de nuestras experiencias sociales? ¿Y la autonomía e iniciativa personal? ¿Y la competencia cultural y artística, etc.? Desarrollar nuestras competencias básicas pasa por ampliar nuestras propias experiencias vitales, establecer nuevos lazos - fuertes y débiles - y ganar un capital social que nos permita desenvolvernos como miembros de pleno derecho en una sociedad compleja como la que vivimos.

 


 

Puede que estés pensando que esto, abrir la puerta hacia fuera, ni es posible ni tenemos por qué hacerlo. Para responder a tu primera pregunta (¿es esto posible?), te recomiendo que te des un paseo por los ejemplos de "proyectos para aprender", una wiki donde se recogieron ejemplos variados de proyectos de infantil, primaria y secundaria. Para responder a tu segunda pregunta (¿es que acaso tenemos que hacerlo?), te animo a que eches un vistazo a una entrada en Educ@contic donde ya hablamos de cómo el currículo nos pide que abramos la puerta.

Sí, la puerta abre hacia los dos lados. Pero empujar y empujar contenidos dentro del aula nos conduce hacia aquí y abrir la puerta hacia fuera nos puede conducir hacia aquí. En fin, tú decides. Nosotros estaremos aquí, esperando tus comentarios, para ver cómo tenemos que abrir la puerta: ¿empujando o tirando?

Valoración media
4
Tu voto: Ninguno Valoración: 4 (1 voto)

Deja un comentario

El contenido de este campo no será publicado.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <p> <b> <br>

CAPTCHA
Esta pregunta se realiza para comprobar que eres una persona.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.
To prevent automated spam submissions leave this field empty.

archivo del blog

Escúchanos

enlázanos

Comunidad en Procomún