Participa en el blog, comenta, conoce a otros autores...
4 Dic
4.5
Tu voto: Ninguno Valoración: 4.5 (4 votos)

copyloveEste es el reto: trabajar en la formación de los equipos directivos como creemos que estos podrían trabajar con sus claustros para que el profesorado trabaje con su alumnado como creemos que habría que trabajar en clase. ¿Acaso es creíble pedir al profesorado que abandone las metodologías pasivas de la Pedagogía Tóxica cuando cada vez que se acercan a la universidad o a un centro del profesorado reciben ponencia tras ponencia sin que nadie se interese por escuchar su voz o conocer sus ideas? Para buscar la coherencia en los espacios formativos invocamos uno de los conceptos más de moda actualmente: haremos Design Thinking con equipos directivos.

¿Qué es el Design Thinking?

Según Wikipedia (en inglés, no hay versión en ninguna de las lenguas de nuestro país), la expresión "design thinking" hace referencia a "los métodos y procesos de investigación de problemas mal definidos, adquisición de información, análisis del conocimiento y propuesta de soluciones en los ámbitos del diseño y la planificación". Aunque se vincula con las áreas donde tuvo su origen (el diseño, la ingeniería y posteriormente la administración y dirección de empresas), hoy se utiliza en una gran variedad de contextos como estrategia de acción reflexiva y crítica: quizás la mejor referencia para comprender la riqueza y diversidad de enfoques dentro del design thinking es el e-book de Hugh Dubberly How do you design?, donde se recogen más de un centenar de procesos de diseño y desarrollo en todo tipo de ámbitos y campos de trabajo.

Para sintetizar qué podemos entender por design thinking, la clave es un cambio de foco. En lugar de centrarnos en el problema y sus causas, el grupo de trabajo se concentra en el diseño de prototipos que puedan venir a solucionar el problema. A partir de estos prototipos y tras un ciclo de diseño claramente establecido, se pone en funcionamiento el proyecto y aprende de su implementación. En este recorrido los valores de creatividad e imaginación, trabajo en equipo, empatía, curiosidad e implicación son fundamentales.

Tim Brown, autor de Change by design, entrevistaba recientemente en su blog a Sandy Speicher en relación con el uso del design thinking en educación. Entre las preguntas que se han hecho en IDEO Sandy menciona las siguientes:

  • ¿Cómo podemos crear una plataforma digital de aprendizaje que ayude a estudiantes adultos a acabar con éxito sus estudios universitarios?
  • ¿Cómo podríamos desarrollar una red de escuelas de calidad internacional que sea asumible económicamente (por debajo de los cien dolares al mes) y que pueda ser extendida para cientos de miles de estudiantes de clase media en Perú?
  • ¿Cómo podríamos comprometer a los padres para que comprendan tendencias y temas educativos nacionales?
  • ¿Cómo podríamos diseñar un entorno inclusivo de aprendizaje que conecte el aula de Educación Secundaria con las oportunidades del mundo digital?
  • ¿Cómo podríamos crear soluciones sistémicas que ayuden a más estudiantes a acceder a la universidad?

Desde IDEO, además, han preparado una web, Design Thinking for educators, donde se pueden conocer historias de docentes, su proceso de trabajo (descubrimiento + interpretación + ideación + experimentación + evolución) y algunos estudios de caso en centros educativos.

Si quieres saber más ya hay incluso un documental, Design & Thinking, sobre el origen, el sentido y el valor del Design Thinking:

En España tenemos algunos casos muy interesantes de Design Thinking. Siguiéndole la pista a Juan Freire redescubrimos como ejemplos de Design Thinking tanto la experiencia del Medialab Prado como el Grado en Liderazgo Emprendedor e Innovación tanto en Mondragón como en Madrid. Más reciente aún, la Outliers School de Hugo Pardo Kuklinski, Carlos A. Scolari y Cristóbal Cobo se define como "un proyecto on-line multiplataforma “en vivo” sobre nuevas ideas y modelos de Diseño Educativo con aprendizaje basado en resolución de problemas y prototipado de soluciones".

En definitiva, las estrategias de design thinking parecen ofrecer una vía de reflexión y acción para el cambio en contextos educativos. Por ello decidimos que había que explorarla y qué mejor contexto que dos jornadas con unos cuatrocientos miembros de equipos directivos en total que no podían sospechar que, en lugar de una ponencia de tres horas, pasarían seis horas dialogando, conociendo experiencias, imaginando y diseñando prototipos para después ofrecerlos a la comunidad y a sus propios centros.

Design Thinking para equipos directivos: por qué y cómo

Los equipos directivos tienen una importancia capital en el desarrollo de un centro educativo, obviamente, y los indicios en relación con la próxima ley educativa parecen señalar que aún tendrán más poder y capacidad de decisión. Por ello trabajar para que los equipos directivos estén preparados para afrontar los problemas con imaginación, creatividad, capacidad de liderazgo y sensibilidad cooperativa es fundamental para el bienestar y la mejora del sistema educativo.

Por ello cuando se ofrece al Grupo iCOBAE la posibilidad de colaborar en la formación de equipos directivos de las provincias de Sevilla y Málaga, tuvimos claro que había que abandonar la ponencia y explorar este nuevo camino. Hicimos la propuesta y ambas provincias, con las que ya hemos trabajado anteriormente, aceptaron el reto. Así pues, nos dispusimos a crear grupos de trabajo para trescientas personas en el caso de Sevilla y casi un centenar en el caso de Málaga: ¡todo un reto!

Así pues, en primer lugar diseñamos un cuestionario a través de Google Drive para conocer las preocupaciones y los intereses de los equipos directivos con los que íbamos a trabajar. Esta información era fundamental para poder afinar la experiencia y que esta girara en torno a sus necesidades y no alrededor de preocupaciones de la administración o de los ponentes.

En segundo lugar, ya en la sesión, los participantes fueron agrupados al comienzo de la sesión. En el caso de Sevilla los grupos se mantuvieron los dos días y en Málaga a lo largo de toda la jornada. En ambos casos, se intentó que los grupos fueran heterogéneos (procedencia, sexo, años de experiencia) pero eran homogéneos en cuanto a la etapa educativa donde trabajaban los participantes (Educación Primaria y Secundaria).

Se plantearon cuatro fases de trabajo: una primera fase de reflexión a través de tres dinámicas distintas (elaboración de un mandala, uso de metáforas visuales y el banco común de conocimientos de "planes y programas"), una segunda fase de aprendizaje (con pecha-kuchas centrados en los datos que los cuestionarios nos habían aportado), una tercera fase de diseño de prototipos (con una estrategia cooperativa, la mesa redonda) y la cuarta fase de comunicación (basada en dos actividades de evaluación entre iguales, la batidora y el ascensor).

El resultado de este trabajo ha sido una serie importante de prototipos educativos elaborados en muy poco tiempo y con un claro carácter exploratorio y de presentación de la dinámica para su uso en el centro educativo. En todo caso, quizás un vídeo con el desarrollo de la secuencia y algunos ejemplos de los prototipos diseñados puede ser ilustrativo:

Si prefieres leer las claves de la sesión y los prototipos con más tranquilidad, aquí te dejamos un pdf que recoge la experiencia:

Design Thinking con equipos directivos

Conclusiones de la experiencia y posibilidades de futuro

Es necesario establecer dos tipos de conclusiones: satisfacción de los equipos directivos y lecciones aprendidas. Comenzaremos por la satisfacción de los participantes. 

La valoración de la experiencia por parte de los participantes fue abrumadoramente positiva tanto en Sevilla como en Málaga. Recogimos algunos comentarios positivos como los siguientes:

  • Buena metodología, actividades novedosas aunque no de tiempo a profundizar.
  • Poder resolver dudas a problemas que se plantean en tu centro gracias a la ayuda de compañeros que están en tu misma situación: ¡Gracias!
  • Compartir experiencias, opiniones, problemas: muy bien lo de trabajar en grupo.
  • Diferente a lo esperado. Efectividad.
  • Me ha gustado conocer las experiencias de otros centros.
  • Me ha encantado, me ha servido un montón. A pesar de lo cansada que venía ha sido una buena terapia.
  • Me ha gustado, me ha divertido y me llevo trabajo en mi agenda.
  • Diversión aprendiendo. La actividad ha cumplido mis expectativas.
  • Conclusión: cree en lo que haces para que los demás te sigan.
  • Me ha gustado la metodología utilizada, el aprendizaje de técnicas cooperativas y el intercambio con compañeros y compañeras.
  • Interesante y muy comunicativa
  • Compartir experiencias es enriquecedor.
  • Al menos un espacio donde lo que imaginamos es posible.
  • Me gustan las actividades que fomentan el "conocer a gente nueva" pero que tienen las mismas inquietudes.
  • Relación genial con los compañeros. Dinámica muy buena.
  • Si el trabajo es juntos, ya es +
  • Catarsis grupal

Como comentarios negativos encontramos los siguientes:

  • Dinámica muy extresante (sic)
  • ¡Ha sido adelgazante!
  • Jornadas totalmente infantilizadas
  • Otra ubicación (Nota: en el caso de Sevilla la sesión se celebró en un auditorio tipo anfiteatro que no facilitaba en trabajo en equipo que requerían las dinámicas).
  • Completa pérdida de tiempo: irreal, iluso.
  • Seriedad en la formación
  • He aprendido poco. Poco aplicable a Secundaria.
  • Quizás con menos gente hubiera funcionado mejor.

En cuanto a las lecciones aprendidas, creemos que el potencial del design thinking en educación (y con los equipos directivos) es muy grande. El profesorado, en general, está dispuesto a pensar en alternativas a lo cotidiano y a la búsqueda creativa de soluciones y el design thinking le puede proporcionar un esquema de trabajo para encontrar respuestas y elaborar prototipos útiles en los centros.

Obviamente, como señalan algunos participantes, es más sencillo y probablemente más productivo realizar estas experiencias con menos participantes y con más tiempo. Sin embargo, en formación, como en la realidad escolar, no siempre se encuentran las condiciones ideales para experimentar nuevas prácticas. Eso sí, si nosotros hemos sido capaces de hacerlo con trescientas personas, ¡qué podrías hacer tú con un grupo de 25 y con mucho tiempo por delante! Pues adelante, anímate a probarlo y cuéntanos tu experiencia a través de los comentarios.

Salud

Valoración media
4.5
Tu voto: Ninguno Valoración: 4.5 (4 votos)

Deja un comentario

El contenido de este campo no será publicado.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <p> <b> <br>

CAPTCHA
Esta pregunta se realiza para comprobar que eres una persona.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.
To prevent automated spam submissions leave this field empty.

archivo del blog

Escúchanos

enlázanos

Comunidad en Procomún